Málaga 952 39 22 22   |   Sevilla 954 65 72 54   |   Algeciras 956 61 24 65    info@ginesur.com

Hace unos meses atendimos el siguiente caso:

Paciente de 49 años que acude a consulta por un cuadro de anemia grave, con todos los síntomas que ello conlleva, cansancio, caída del pelo, disnea a pequeños esfuerzos, es decir, sensación de ahogo al subir varios escalones o simplemente al agacharse para abrocharse los zapatos, episodios de taquicardias, etc.

La mujer refiere metrorragias (reglas muy abundantes) desde hace varios años aunque con intensificación en los últimos 8 meses, y presenta un pequeño mioma que ha ido aumentando muy discretamente a lo largo de los años.

Lo primero que pensamos fue que el mioma podría ser el causante de todo estos síntomas por lo que decidimos practicar “lo que nosotros llamamos” una batería de pruebas diagnósticas incluida una histeroscopia, que es una técnica para ver los miomas con una cámara desde dentro de la cavidad uterina.

Los resultados confirmaron una anemia grave debido a los intensos sangrados en la regla provocados por el mioma.

Hasta ahora ante ésta situación y en una mujer de 49 años, previa a la menopausia, el único tratamiento posible era la histerectomía, es decir, la extirpación del útero de forma quirúrgica.

Pero el caso que os acabo de describir no es el de una paciente anónima, es mi propia historia. Mi nombre es Victoria Agudo Escarraza y soy doctora de Ginesur Sevilla (Clínica El Sur Sevilla) desde hace más de 18 años. Con este artículo os quiero contar cómo conocí Esmya (Acetato de ulipristal).

Como profesional médico había oído hablar de Esmya pero no se me había dado el caso de tener que prescribirlo a ninguna paciente, y cuando algunos de mis compañeros de profesión me dijeron: “Victoria tenemos que operar y quitar el útero” inmediatamente pensé en buscar otra opción y decidí probar con acetato de ulipristal.

Al principio me costó convencer a mis colegas, porque a todos nos cuesta iniciar tratamientos nuevos y es más fácil hacer lo que se ha hecho siempre. Tuve que escuchar frases como “muerto el perro se acabó la rabia”, “tu ya el útero para que lo quieres”, etc, y todo esto hecho con mucho cariño e intentando aconsejarme lo mejor para mi.

Cuando inicié el tratamiento mi mioma medía unos 4cm, tomé 3 meses seguidos el tratamiento, descansé dos y repetí otros tres meses, por supuesto durante todo el tratamiento tuve que tomar hierro para recuperar la pérdida.

Desde el principio del tratamiento dejé de sangrar por lo que a los 15 días recuperé mi salud, empecé a sentirme mejor, dormía bien, tenía más vitalidad, desaparecieron las taquicardias, cedió la disnea, etc., y al mes, otra vez me sentía yo misma.

Completé el tratamiento, 3+2+3, y el mioma se había reducido a 25mm, teniendo en cuenta que un mioma tiene forma esférica, el volumen total de la reducción ha sido de un 70%.

Ya he tenido mi primera regla tras completar el tratamiento y dado que se ha reducido el mioma, el sangrado también lo ha hecho. Ha sido una regla de 4 días con un sangrado que se puede considerar normal. Actualmente mi analítica ha vuelto a la normalidad y ahora se supone que durante 6 meses voy a mantener ésta situación.

De no ser así y si los sangrados vuelven a aumentar, puedo realizar el tratamiento con acetato de ulipristal de forma crónica hasta la menopausia y con ello evitar definitivamente una histerectomía.

Mi experiencia con Esmya ha sido muy positiva y por este motivo os recomiendo que antes de la cirugía consultéis con vuestro médico/a la posibilidad de tratamiento con acetato de ulipristal, valorar las posibilidades y recordar que debemos ser nosotras las que decidamos si preferimos cirugía o tratamiento médico, ya que ahora tenemos por fin una alternativa real a la histerectomía.

 

Victoria Agudo Escarraza
Médica Ginesur Sevilla Clínica El Sur

[divider]

 

Si estás buscando información actualizada sobre Esmya®
(acetato de ulipristal 5 mg) es importante que leas esto:

Ampliar información [divider scroll_text=”subir”]