Píldora sólo gestágenos, la gran desconocida