Málaga 952 39 22 22   |   Sevilla 954 65 72 54   |   Algeciras 956 61 24 65    info@ginesur.com

Habitualmente, los miomas que no producen síntomas y que son de pequeño tamaño no requieren ningún tratamiento, aunque pueden ser necesarios controles periódicos para controlar su crecimiento y evolución (normalmente mediante ecografía).

El tratamiento de los miomas es necesario cuando éstos dan síntomas, cuando son muy grandes o crecen muy rápidamente o cuando se producen problemas en la fertilidad. El tratamiento puede ser farmacológico o quirúrgico y será individualizado para cada mujer, dependiendo de factores como la edad, la severidad de los síntomas, el tipo de mioma o el deseo de tener hijos.

1- Tratamiento médico-farmacológico

Se pueden utilizar diferentes tratamientos para el control de los miomas o de los síntomas producidos por los miomas, entre otros:

  • Anticonceptivos hormonales. No son un tratamiento para los miomas pero pueden ayudar a controlar los síntomas de sangrado y dolor.
  • Antiinflamatorios y/o antifibrinolíticos, para disminuir la cantidad de sangrado y el dolor
  • DIU liberador de levonorgestrel (Mirena®), utilizado principalmente cuando los miomas no deforman la cavidad uterina, para disminuir el sangrado y el dolor.
  • Acetato de Ulipristal (Esmya®). El acetato de Ulipristal es un fármaco novedoso que está indicado como tratamiento preoperatorio de los síntomas moderados-graves de los miomas uterinos, aunque su gran control de estos síntomas hace que pueda usarse en miomas sintomáticos en mujeres en edad cercana a la menopausia para intentar evitar la cirugía. Este tratamiento, administrado en ciclos de tres meses, reduce rápidamente el sangrado excesivo producido por los miomas (produciendo amenorrea o desaparición temporal de la menstruación durante su uso), disminuyendo también la anemia y el tamaño de los miomas. Este tratamiento provoca menos efectos adversos que los tratamientos hormonales convencionales y su uso crónico intermitente ha sido recientemente aprobado como una posible alternativa al tratamiento quirúrgico.

 

2 – Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico está destinado a eliminar los miomas y mejorar los síntomas que éstos producen. Existen diferentes técnicas que serán seleccionadas de manera individualizada para cada mioma y cada mujer.

Miomectomía. Es la extirpación de los miomas conservando el útero. Este es el procedimiento de elección para miomas sintomáticos en mujeres que desean tener hijos, aunque tras una miomectomía pueden desarrollarse nuevos miomas. Esta intervención puede realizarse por diferentes vías:

  • Laparotomía: mediante una incisión en el abdomen para acceder al útero directamente
  • Laparoscopia: mediante pequeñas incisiones abdominales que permiten ver y acceder al interior del abdomen con una cámara, lo que favorece una recuperación más rápida
  • Histeroscopia: mediante una cámara que se introduce a través del cuello del útero (por vía vaginal). Es un procedimiento ambulatorio indicado en el tratamiento de miomas submucosos.


Embolización de las arterias uterinas.
Consiste en la oclusión o bloqueo de los vasos sanguíneos que irrigan el útero (mediante cateterismo de la arteria femoral) para detener el riego sanguíneo del mioma y que éste disminuya de tamaño. Este procedimiento puede comprometer la fertilidad así que las mujeres que deseen tener hijos deben considerar otro tipo de tratamiento.

Histerectomía. Consiste en la extirpación del útero (con o sin extirpación de ovarios, dependiendo de la edad de la mujer entre otras cosas) por vía laparotómica, laparoscópica o vaginal. Esta técnica se puede utilizar en mujeres menopaúsicas o en mujeres pre-menopaúsicas con miomas grandes o múltiples y que no tienen deseo de tener hijos.

Miolisis. Técnica no muy extendida que consiste en la destrucción del mioma por vía laparoscópica mediante láser, electrocoagulación, crioterapia o radiofrecuencia.

Ultrasonidos focalizados guiados por resonancia magnética (MRgFUS). Se trata de un procedimiento no invasivo que calienta y destruye los miomas mediante ultrasonidos de alta intensidad aplicados sobre la pared abdominal y guiados mediante RMN

[divider scroll_text=””]

Carolina Rivas Barrera
Ginecóloga Clínica El Sur Sevilla