Málaga 952 39 22 22 | Sevilla 954 65 72 54 | Algeciras 956 61 24 65 info@ginesur.com

Cuando una mujer se plantea interrumpir su embarazo, no es una decisión que haya tomado a la ligera.

En esta ocasión, voy a referirme a un perfil concreto de usuaria. Se trata de mujeres de aproximadamente 35 años en adelante, donde se han quedado embarazadas por primera vez y sin buscarlo. Además, muchas de estas, decidieron hace tiempo no ser madres.

A pesar de que estas mujeres decidieron tienen claro no querer tener hijos/as, la sociedad les ha influido en esa difícil elección. Ahora se encuentra con un embarazo, a una edad donde posiblemente sea su “última oportunidad” y le asaltan las dudas.

Por muy clara que tuvieran la decisión de no tener descendencia, muchas de ellas nos plantean “¿no tener hijos/as me hace una mujer incompleta?”.

Desde siempre, se ha perpetuado la idea de que una familia para ser completa ha de tener descendencia. Muchas mujeres, y algunos hombres, han venido soportando esta idea preconcebida de que es necesario y deseable tener hijos/as. Por tanto, si no los/as tenemos nos falta algo.

Hay que tener en cuenta, que existen muchos motivos por los que en la actualidad, se tienen menos hijos/as o incluso ninguno. Pero, por otro lado, también es cierto que cada vez son más mujeres y parejas que optan por no tenerlos, como decisión libremente elegida. En inglés, hay ya un término reconocido para esta situación ‘childfree’.

Podríamos debatir si es mejor tener o no, y si no tenerlos hace a una mujer incompleta. Como es de suponer, es una decisión muy personal que cada cual debe valorar.

Al respecto, existen estudios para todos los gustos. Los hay que concluyen que tener descendencia aporta felicidad. Por el contrario, existen otros que mantienen que tenerlos aporta a la mujer o la pareja un nivel de estrés y preocupación mantenidos en el tiempo, por lo que les termina afectando negativamente en sus vidas.

En nuestro centro Ginesur, cuando atendemos a las pacientes solicitantes de IVE, nos argumentan una serie de motivos para no tener hijos/as, tales como:

  • a) Economía: Evidentemente tener descendencia se traduce en gastos adicionales. Cada vez más mujeres con y sin pareja tienen una situación económica poco estable. Dicha situación, les condiciona su decisión de forma importante.
  • b) Ocio: Actualmente procuramos cultivar nuestra vida social, ocio, etc. Esto se traduce en un aumento de los niveles de satisfacción y confort en nuestras vidas. Además de ser un factor que “amortigua” el estrés diario.

Si la mujer decide ser madre, sabe que al menos en un periodo de tiempo considerable, esta área de su vida va a tener que dejarla al margen. El tiempo que se dedica al cuidado de un/a hijo/a, ineludiblemente será menor que cuando no se tienen.

  • c) Tranquilidad: Este argumento es común. Es lógico que al no tener cargas familiares tengamos menos estrés, y por tanto, se goce de una mayor tranquilidad.

 

Ser madre (o padre) implica una gran responsabilidad, y como no, una fuente de estrés. Por tanto, las personas que deciden no tener descendencia, elimina ese factor estresor.

  • d) Estética y salud: En más de una ocasión, he escuchado a alguna mujer declinar su maternidad para no comprometer su salud y su estética (cesárea, pechos caídos, vientre con estrías, etc.).

Aunque no suele ser una causa principal, es un motivo que está presente a la hora de tomar la decisión.

  • e) Trabajo: Este punto es muy habitual en nuestra sociedad. Cada vez es más complicado tener un empleo estable. Además, en el caso de la mujer el trabajo suele aún estar peor remunerado que el del hombre.

Esta situación hace que muchas mujeres cuando tienen una situación laboral y económica estable, consideren que no es el momento de ser madres. Asimismo, muchas entienden que su trayectoria profesional se verá truncada si los tienen.

Estas y otras muchas razones, son aducidas actualmente para no tener descendencia. Existen muchas personas, que en otro tiempo sí que se plantearon ser padres o madres, sin embargo no se decidieron por no tener una buena situación. Ahora que quizá tienen esa situación más estable, ya es demasiado tarde.

Por otro lado, cada vez son más mujeres las que deciden no ser madres como opción, desde un principio.

En definitiva, como tantas otras cosas en nuestra vida, nos toca decidir si es mejor tener hijos/as, o quizá mejor no. Todo depende de nuestra situación en cada momento y de nuestro proyecto de vida.

Lo que sí está claro, es que si la mujer decide no tener descendencia, no es sinónimo de sentirse incompleta. Debemos ser seres íntegros por sí mismos, lo otro es una elección.

 

Fdo. Joaquín Ferrera
Psicólogo-Sexólogo