Málaga 952 39 22 22 | Sevilla 954 65 72 54 | Algeciras 956 61 24 65 info@ginesur.com

Desde los centros Ginesur llevamos trabajando más de 30 años para que todas las personas puedan ejercer libremente sus derechos sexuales y reproductivos en las mejores condiciones posibles de atención, seguridad y salud.

Asimismo, desde la despenalización del aborto en el año 1985, nuestro objetivo prioritario ha sido acercar  la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE)  a las mujeres andaluzas.

Hoy queremos compartir el testimonio de una mujer que tras enterarse de que estaba embarazada, acudió a nuestro centro de Sevilla para abortar. En las siguientes líneas nos describe cómo se enfrentó a esta decisión y como fue su experiencia con el aborto.

Agradecemos sus palabras sinceras y valientes y esperamos que el hecho de compartir su experiencia ayude a otras mujeres.

Mi nombre es Sandra Ehlemann y he abortado con el Método Farmacológico en la Clínica Ginesur.

Me gustaría compartir mi experiencia, porque creo que aún existen demasiadas mujeres en España que ven el hecho de abortar como una tragedia, o como algo tabú .

Los accidentes y los errores ocurren y a toda mujer le puede pasar. La responsabilidad de tener un hijo es mayor de lo que muchas personas creen. Pueden existir miles de motivos, pero toda mujer debe tener la libertad suficiente de poder elegir, por ella misma, la opción de ser madre, o no . 

Tengo que decir que es mi segundo aborto y que habiendo experimentado ya el quirúrgico, hace unos años, me decidí por el farmacológico, por el hecho de que en muchos países europeos se lleva usando desde hace mucho tiempo y da muy buenos resultados.

El proceso fue muy simple, aunque bastante intenso. Consta de una primera pastilla, que debo tomarla por boca y a la 48 horas introduces, vía vaginal, cuatro pastillas juntas y de una vez.

Bueno, primero me hicieron una ecografía para evaluar el tiempo de gestación que tenía y como no había cumplido las 7 semanas, se me dió la opción de elegir el método abortivo. 
En todo momento los profesionales de la Clínica Ginesur me acompañaron y explicaron, con muchísima amabilidad, todo el proceso. Una vez elegido, pasé a firmar un documento donde entendía mi elección y sus consecuencias, ya que no importa que elecciones tomemos, siempre habrán consecuencias.

Una vez firmado y explicado todo, me dieron la primera pastilla vía oral. Con esa no tuve ningún tipo de síntomas fuera de lo normal, más que pequeños calambres bajo vientre, que de vez en cuando venían y se iban.

A las 48 horas y en mi casa, me introduje, vía vaginal, las siguientes 4 pastillas. 
Me tumbé en mi cama y a la hora, más o menos, comenzaron los dolores como una menstruación, pero más fuertes. A medida que pasaba el tiempo los dolores se intensificaban. Me habían comentado que tendría el sangrado a la hora o dos horas después de todas las pastillas, pero en mi caso, ya que cada mujer es un mundo único, no lo tuve hasta pasadas las cuatro horas. 

Durante el sangrado tuve fuertes dolores, pero se iban suavizando poco a poco.

No tuve ningún efecto secundario, ni adverso por las pastillas tomadas. Indicaban que podían aparecer escalofríos, mareos, vómitos y fiebre, pero en mi caso tan solo tuve una bajada de tensión justo antes de comenzar a sangrar.
Como cada seis horas tomaba un ibuprofeno, todo dolor fue más llevadero.
Tengo que decir que fue muy intenso el proceso y los dolores bastante fuertes, pero habiendo experimentado las dos opciones de aborto existentes, puedo asegurar que el farmacológico es menos impactante y traumático que el quirúrgico, ya que estás en tu casa, con los tuyos y en tu intimidad. Sobre todo si es la primera vez, es mejor el Farmacológico. 
Ningún aborto es fácil y ningún tipo de aborto es indoloro…. de cualquier forma, todo proceso que una elija es profundo, en todos los sentidos y en formas  de realizarse.

Pero el hecho de NO abortar y tener un hijo, sin que las condiciones lo acompañen o sin que una lo desee, porque no es “algo” que puedas tener unos meses, sino que es para toda la vida. Hay que ser muy consecuente y responsable. No es un juego. El hecho de cerrar los ojos a todas las adversidades y decir SÍ a ser madres, no nos hace ser más mujer, más fuertes o más responsables que si elegimos abortar. Es tu cuerpo y tu vida, es tu decisión. 

Está en nuestro derecho, como ser humano y como mujer el poder elegir por nosotras mismas sin ser juzgadas o condenadas por ello. 

No te sientas avergonzada por tus elecciones, ya que LA VIDA ES IGUAL A LIBERTAD DE ELECCIÓN.
Es tu cuerpo y nadie tiene derecho a decirte que puedes y que no puedes hacer con él. Tu eliges! 

Cada vez existen más centros que acompañan e informan a la mujer de sus opciones y la Clínica Ginesur es una de ellas.  De un trato atento, profesional, cariñoso y muy humano que hace que este momento difícil para nosotras sea mucho más fácil de llevar. 
Gracias !!!