Decidir en libertad evita conflictos emocionales