Málaga 952 39 22 22   |   Sevilla 954 65 72 54   |   Algeciras 956 61 24 65    info@ginesur.com

En Ginesur creemos en un concepto integral de la salud sexual y reproductiva

La salud no es solo la ausencia de enfermedad, sino un estado de bienestar físico, psíquico y social, como la define la OMS [1]. En nuestros centros nos esforzamos por atender a las mujeres y muy especialmente a las mujeres extranjeras aplicando este concepto de salud.

Las mujeres extranjeras tienen unas características específicas derivadas de su cultura, su adaptación a un país nuevo y muchas veces su particular entendimiento de la salud. Son mujeres que requieren un poco más de atención, a lo que se suma a veces la dificultad de entender el idioma, el escaso tiempo y en ocasiones de recursos. Por todo esto los profesionales de Ginesur hacemos un esfuerzo en comprender su idiosincrasia y en intentar satisfacer sus demandas.

Una de las acciones que hemos emprendido desde ACAI[2], en la práctica de Interrupción voluntaria del Embarazo, es la traducción de los consentimientos informados a nueve idiomas, los más habituales que atendemos: ruso, chino, árabe, portugués, rumano, francés, inglés, polaco y búlgaro. Así mismo en estos idiomas tenemos una pequeña historia médica donde preguntamos las cuestiones más necesarias que tenemos que saber a la hora de realizar una intervención y las recomendaciones postoperatorias, muy importantes para saber qué es normal y qué no tras una interrupción del embarazo y que ellas se sientan tranquilas.

Usamos frecuentemente el servicio de traducción que ofrece el SAS y que nos facilita la comunicación, vía telefónica con traductores en muchos idiomas.

Estos servicios facilitan la autonomía de la mujer extranjera que viene a hacer un aborto, ya que no tiene que depender necesariamente de alguien que la acompañe y traduzca, lo que a veces para ella no es fácil porque muchas están solas o no quieren contar con amigos por el tema de la confidencialidad.

En el plano de la anticoncepción también hay diferencias en cuanto a las creencias o preferencias en el uso de métodos anticonceptivos. En ocasiones nos encontramos con pacientes que no conocen o aceptan algunos de ellos, por ejemplo un método como el anillo vaginal, que hay que introducirlo en la vagina, puede no ser aceptado en muchas culturas, y si en otras. El control o la regularidad necesaria para tomar algunos métodos hormonales como la píldora o el parche, puede ser también un factor a tener en cuenta para mucha de estas mujeres. Por todo esto, desde nuestros centros realizamos una atención personalizada para cada mujer y su cultura e intentamos satisfacer sus demanda sin juzgar y comprendiendo la diversidad personal y cultural de cada una de ellas.

Para muchas mujeres es importante encontrar en el campo de la ginecología y obstetricia profesionales cercanos y accesibles que comprenda sus preocupaciones. En ocasiones encuentran ciertos obstáculos ya sea por el idioma o por encontrarse ante procedimientos médicos diferentes a los de sus países de origen y por ellos necesitan asesoramiento y seguimiento específico. Contamos con profesionales que hablan fluidamente inglés, francés, ruso y ucraniano.

En Ginesur creemos fervientemente que en cualquier tema relacionado con la salud, se debería tener un visión holística de la persona, pero en temas relacionados con la sexualidad y la salud reproductiva mucho más, porque la sexualidad es una dimensión trasversal de la vida de una persona, donde entran en juego las relaciones humanas, de pareja, los hijos, la relación y aceptación con nuestro cuerpo, aspectos esenciales en la vida de toda mujer.

[divider scroll_text=””] [1] Organización Mundial de la Salud
[2] Asociación de Clínicas Acreditadas para la I.V.E. de España.
[divider scroll_text=””]

 

[divider]

 

Specialized Health Care for Women of All Nationalities

Read more [divider scroll_text=”Subir”]